Rincón Vegano en A la Paula: Mayonesa Vegana (sin huevo!)

By 15:06:00 , ,

Hola a todos, cómo los trata el calor? A mí pésimo, ja! No veo la hora de que sea mayo otra vez y uno pueda andar por la vida con dignidad.
Vamos a lo nuestro: cualquier vegano o vegetariano que se precie de serlo TIENE que saber hacer su propia mayonesa vegetal. Es así. La vida sin mayonesa no es vida! Pero si no consumimos huevos, el panorama puede parecernos apocalíptico. No señores! La mayonesa no implica necesariamente huevos.
Si ya han leído blogs de cocina vegana, ya sabrán que la mayonesa de leche vegetal es un clásico infaltable en ellos. Bueno, aunque ya hayan leído la receta, la mayonesa es un aliado demasiado importante en nuestras comidas como para no incluirlo en este espacio, así que acá está también.
Lo más importante que hay que tener en cuenta, es que en este aspecto (como en tantos otros, ja!), todo es ensayo y error. A la mayonesa hay que agarrarle la mano. Una vez que te sale, te sale para siempre. Pero prueben, prueben hasta que salga. No se van a arrepentir, y no se dejen desanimar. A mí, aún cuando todavía consumía mayonesa de la comprada, ésta mayonesa atrapó mi corazón.
En Internet van a encontrar distintas proporciones leche-aceite, así como distintas maneras de preparar la leche, algunas más complejas que otras. Vuelvo a decirles: vayan probando hasta encontrar la que mejor les resulta a ustedes.
Para arrancar, partimos de esta base bien fácil: preparamos una leche vegetal, usando harina de soja: tres cucharadas soperas de harina, disueltas en una taza grande de agua. Llevamos al fuego, en un jarrito. La harina tiene que cocinarse, así que siempre revolviendo, la dejamos al fuego hasta que hierva algunos minutos. Ojo, acá la expresión “como leche hervida” también aplica, no dejen de mirarla! Si se hace espuma, se la quitan con una cucharita. Una vez que la leche se cocinó, la dejamos enfriarse, y cuando esté tibia (si es fría, mejor), la ponemos en el vaso licuador o de la minipimer. Le añadimos los condimentos que queremos, y acá es a gusto y piacere: provenzal, ajo solo, orégano, pimentón, albahaca, sal y pimienta. Sumamos un chorrito de vinagre, otro de limón (además de sabor, hacen que la mayo se “corte”), y la misma cantidad de aceite que de leche. Sí, sí, la mayonesa ES aceite. Por eso es riquísima. Si están haciéndola en licuadora, incorporan el aceite en forma de hilo mientras van licuando. Si lo hacen en la minipimer, lo ponen todo de una, y arrancan a procesar, primero sin mover el brazo de la minipimer hasta que esté integrada la preparación, y después sí, moviendo más hasta obtener la textura bien cremosa que buscamos. Si la mayonesa les quedó líquida, fíjense si agregando un poco de aceite, suma cuerpo. Si lo hace, es que está pidiendo más aceite. En cuyo caso, se lo dan! Si no lo hace, falló la leche. Me pasó mil veces! No abandonen la causa. Sigan probando hasta dar con la proporción justa. Además, muchas veces cambiamos de harina y ahí tenemos que reajustar cálculos.
Todo parece un problemón, pero cuando prueben esta mayonesa, sin huevo, y sin necesitarlo en absoluto para ser riquísima, van a ver que todo valió la pena. Además, una vez que le agarraron la mano, se hace rapidísimo. Así que manos a la obra!
Nos vemos la semana que viene


Lili S.-

Cosas que también te pueden interesar

0 comentarios