Rincón Vegano en A la Paula: Gomasio (sal de sésamo)

By 11:51:00 , ,

¡Hola a todos! Hoy vamos a elaborar gomasio, o sal de sésamo. La receta de este tradicional ingrediente, por supuesto, no es mía, pero es algo que me interesa que todos conozcan e incorporen como hábito.
Las semillas de sésamo tienen gran cantidad de nutrientes, como el ácido fólico, niacina, potasio, magnesio, fósforo y hierro. Además, es muy rico en calcio, proteínas, leticina, tiene un gran poder remineralizante y reconstituyente del sistema muscular y nervioso, y disminuye el colesterol. Al tener un tamaño tan pequeño y ser difícil de masticar, se recomienda machacarlas en un mortero antes de consumirlas para aprovechar mejor sus nutrientes.
La mezcla de las semillas de sésamo tostado con sal marina da lugar al gomasio. Hacer gomasio en casa es súper sencillo, solamente necesitamos sésamo, sal marina, y un mortero. Podemos usar el sésamo que más nos guste: el blanco, el negro o el integral. En esta oportunidad, yo usé el integral, porque es el que tenía en casa.
La proporción normalmente utilizada es de una cucharadita de sal marina por 15 cucharaditas de sésamo, pero hay quienes usan más sésamo (20 cucharaditas) por la misma cantidad de sal, y hay quienes incorporan más sal por sésamo (10 cucharaditas), así que es cuestión de gusto. Mientras no llegue a ser un algo excesivamente salado, ya que estaríamos consumiendo más sal que sésamo, y no es la idea. Recomiendo hacer poca cantidad, ya que conviene guardarlo durante no más de 2 semanas, siempre en un recipiente hermético.
Primero conviene limpiar las semillas de sésamo, para eso simplemente las pasamos por un chorro de agua, y las escurrimos y secamos con un trapo.
Luego, las tostamos unos minutos. Para eso, precalentamos la ollita o sartén (seca, sin aceite) que vayamos a usar, y tostamos las semillas unos minutos, moviéndolas regularmente, controlando que no se quemen. Al cabo de unos minutos y cuando liberen olor a tostado, apagamos el fuego. Pasamos las semillas al mortero, las mezclamos con la cantidad de sal, y machacamos. La idea es que el sésamo se rompa, y sal lo impregne.
Una vez terminado el proceso, guardamos en recipiente hermético, limpio y seco. Y listo! Tenemos sal de sésamo, complemento ideal para las ensaladas, sopas, y comidas en general. Da un gustito riquísimo, además de salar, y nos está aportando nutrientes. Así que es un ingrediente indispensable, para tener siempre listo en la despensa. Y como vieron, demora minutos en hacerse.
¡Nos vemos la próxima!


Lili S.-

Cosas que también te pueden interesar

0 comentarios